Hoy tuve una entrevista de trabajo en la que me pidieron escribir algo de mi vida como madre y que además me saliera del corazón.

En verdad no tuve que pesarlo mucho, porque llevo unos cuantos días con la casa hecha un desastre y he preferido mantenerla así para poder tener completa conexión con mi retoño.

Él cada vez se hace más independiente y es mi deber “dejarlo ser“,  así que me esfuerzo por aprovechar sus primero años, donde aún me pide ser su coequipera.

Y aunque me abruma ver el desorden, esta claro que si me quedo en casa es para dedicarme a Retoño no para estar pegada a los que haceres de la casa.

Hoy me he propuesto a dejar la casa “desordenada” y dedicar tiempo para aprovechar cada espacio de aventura que Retoño Jake me propone.

Un día seré parte del team Hotwheels, otro seré la villana que encerró a Hulk en una burbuja impenetrable o quizá, si me porto bien y le doy los planos de la nave a Darth Vader, pueda tener el privilegio de ser la princesa Leia.


Y así todos los días, seré la mamá de un niño que no recordará que tan desordenada estuvo la cocina, pero sí cuánto se divertía con la mujer que decidió ser su compañera de aventuras épicas. 

Al final, no sé si pasé la prueba, pero me sentí genial con el ejecicio. 

Y ustedes, ¿a qué quieren jugar hoy? ¿Ya le preguntaron a sus retoños?