Disney y Pixar van a la fija con Unidos, un elogio a la valentía, la fuerza del corazón y el amor entre hermanos, que te hará sin duda, desgarrar lágrimas.

En palabras de Dan Scanlon, director de Unidos (Onward, en su nombre original), “La historia está inspirada en mi propia relación con mi hermano y nuestra conexión con nuestro padre quien falleció cuando yo tenía cerca de un año… Nuestro padre siempre fue un misterio para nosotros. Un miembro de nuestra familia nos envió una grabación donde él sólo decía dos palabras: ‘hola’ y ‘adiós’. Dos palabras. Pero para mi hermano y para mí… fue mágico”.

Ahora dime, ¿leer lo anterior te causo algo? ¿Te movió un no sé qué, no sé dónde? Pues bien, eso hace Unidos en sus espectadores: mover sentimientos.

Sinopsis

Unidos transcurre en medio de Elfos, unicornios, gnomos, ogros, y otros seres de fantasía humanizados, que hacen parte del lugar por donde Ian y Barley, dos hermanos elfos, deben transitar para lograr que su padre este con ellos por 24 horas.

Al mejor estilo de Toy Story 4, pixar logró en Unidos un producción hermosa en la que la piel, las mejillas, las orejas, el pelo y hasta las pecas de cada personaje se ven perfectamente animados, casi reales, a tal punto que ninguna escena se parece a la otra.

Más para adultos, que para niños

Con Unidos siento que los aprendizajes son más para los padres. Porque a lo lardo de la película el villano implícito es el tiempo, y de eso sí que entendemos los adultos.

Es verdad que esta es una historia de amor fraternal (al estilo de Frozen 2), ambientada en momentos trascendentales de los personajes, donde claramente, pese a ser tan diferente a ti, un hermano es ese ser incondicional que estará contigo, te dará apoyo o ese “empujón” para lograr lo que tanto deseas, y por temor a fracasar no te lanzas. Pero también, toca el sensible tema de querer volver a la vida a ese ser querido (llámese papá, mamá, abuela…), que quisieras abrazar por última vez.

Por eso recomiendo llevar a los niños mayores de 5 años. Posiblemente los más pequeños (eso solo lo sabes tú como papá), se diviertan pero podrían asustarse en una o dos escenas de brujas. En realidad nada traumático.

¿Y tú, qué harías durante ese día?

Si yo pudiera tener un día, solo un día de más con mi ser querido, la verdad es que no sé qué le diría. Es posible que la desconozca, porque solo recuerdo sus brazos fuertes cubriéndome cuando necesitaba su incondicional amor.

Quizá suene extraño, no reconocer a alguien que te dio la vida, pero cuando llevas más de 30 años sin sentir su aroma, sus carcajadas a todo pulmón, o su mirada nostálgica, cuando se le preguntaba por algo que le traían remembranzas, es difícil no sentir que un extraño vino a verte.

Sin embargo, si pudiera, como lo plantea Unidos, tener un solo día con ella, aprovecharía para reconocerle el gran trabajo que hizo con mi hermana y conmigo, más con ella, que fue quién en últimas, me crió.

Le agradecería por darme esos primero años de paciencia y bondad infinita, para entender que un niño necesita de su mamá siempre; que a esa edad a uno no le importa tener la ropa de marca o la casa ordena. Porque en mis primeros años, lo único que valió, fue el tiempo que se dedicó a contemplarme, cuidar mis pasos y darme abrazos interminables, a cambio de una sonrisa antes de dormir.

Si pudiera tener por un día más a mi mamá conmigo, le diría “no salgas, por favor quédate conmigo todo el día, quizá, esta vez sea para siempre”.

Un mundo des-unido

«Hace mucho el mundo estaba lleno de maravillas. Era intrépido, existía la magia”. Con esta afirmación empieza el relato de Unidos. Una crítica a la manera en la que el mundo actual, ha perdido la magia y se ha centrado en la tecnología a tal punto, de creer que es más inteligente un teléfono o un televisor que los mismos seres humanos.

Por eso la reflexión es volver a lo básico: las relaciones interpersonales. Enseñarle a nuestro hijos que los aparatos tecnológicos pueden esperar, mientras tomamos un chocolate caliente con galletas o jugamos al futbol, las muñecas o un juego de mesa en la sala. Allí es donde existe la magia, para poder volver a sentir que estamos Unidos.

Bonito día gente bonita, Unidos tiene clasificación para toda la familia, pero es mejor que sus niños no la vean solos, ellos siempre necesitan estar acompañados.

Vayan a cine distraigan su mente, apaguen el teléfono y asómbrense con lo que una película puede hacer en sus corazones.

Quizá no sea la mejor película de pixar, pero saldrás con ganas de llamar a esos seres queridos que hace rato no ves.