Una película llena de enseñanzas para todos

La vida es lógicamente emotiva

“Las emociones son enemigas de la lógica”,  así le dijo Sherlock Gnomes, el famoso detective y protector de los gnomos, a Julieta, la amada de Gnomeo, mientras buscaban desesperadamente por todo Londres a los gnomos desaparecidos.

Les hablo de Sherlock Gnomes, la secuela de la película de animación Gnomeo y Julieta(2011). Una divertida película infantil en la que el famoso detective y protector de los gnomos se presenta junto a su acompañante Watson para investigar la desaparición de los gnomos de jardín. El misterio arrastrará a los gnomos a una aventura en la que conocerán nuevas figuras ornamentales y explorarán el lado desconocido de la ciudad.

Lógica y corazón

En un principio acepté la frase y sentí estar de acuerdo con el investigador. De hecho, recuerdo haber pensado: “pues claro, es mejor tener la cabeza fría y no meterle tanto corazón a las cosas, así se toman mejores decisiones”. Luego bajé la cabeza para atender a mi hijo de 4 años que me insistía en lo mucho que le gustó la película. Le pregunté qué fue lo que más le gustó y  destacó desde su emoción la forma en la que el héroe destruyó al villano.
Eso cambio mi panorama, evidencié que lo que mueve al mundo no es la lógica, de ser así seríamos máquinas que se limitarán a seguir reglas, sin detenerse a disfrutar la “simpleza” de las cosas. Reconocí que la lógica no es enemiga de la emoción, que si se equilibran pueden llegar a ser las mejores consejeras.

Sigue tus instintos

De hecho, cuando se es madre esta idea se materializa, en mi caso: aunque me leí unos cuantos libros de crianza, tras el alumbramiento olvidé el 80%  de esa información y me dejé llevar por el instinto o lo que llaman: “el sexto sentido”, y eso de lógico para el resto del mundo no tiene nada. Pero para una madre que llevó a su retoño por 35 semanas en su vientre, es totalmente lógico.   
Conciliar a las dos, lógica y emoción, no es tarea fácil pero de eso se trata, de aprender a ser inteligentes emocionalmente, de trasmitirles a nuestros hijos cómo hacerlo para que a la larga no nos quede tan difícil enseñar con el ejemplo.
Mi frase preferida en la película dicha por Julieta: “Un hombre no te hace fuerte, pero la pareja adecuada sí”
No se pierdan la película, vayan con sus hijos pequeños, déjense asombrar y vean como los pequeños entienden la importancia de valorar a sus amigos, porque lo de las emociones y la lógica lo aprenderán ustedes. 
Si se animan a verla, ya saben, me cuentan qué tal les pareció.